fbpx

DSB NOTICIAS

27 de septiembre de 2021

La resistencia de vacunar a menores

Con una decisión que se extendió por casi dos semanas por lo complejo o lo indeseable del anuncio, el gobierno federal informó finalmente que a partir del 1 de octubre, se iniciará con el registro de un millón de menores de edad que sufren de alguna comorbilidad que evidentemente los ha tenido en riesgo desde que inició la pandemia en nuestro país hace 18 meses.

La postura inamovible del incondicional Sub Secretario de salud fue no vacunar a menores de edad mexicanos bajo el principio de que no existía ninguna evidencia “científica” de que esos bióticos en etapa experimental fueran a cambiar la condición de un segmento poblacional con poco riesgo de morir.

Y así, por meses, se mantuvo el inefable titular del manejo de la pandemia en nuestro país, hasta que se abrió la grieta y los laboratorios Pfizer hacia formal su anuncio de que su biótico podía ser aplicado a menores de edad de hasta 12 años. Casi de inmediato comenzaron a surgir los recursos de amparo que padres y madres (abogados en un inicio) solicitaron ante autoridades federales a fin de reclamar y con ello garantizar derechos constitucionales y hasta internacionales en materia de salud.

Con la llegada de los primeros amparos, llegaron también las muy condicionadas primeras vacunas para menores de edad que fundamentalmente tuvieron que demostrar ante la autoridad judicial, una condición de salud limitada que los hace susceptibles de recibir inmunidad, y al estado, lo obliga a entregar los biológicos celosamente manejados .

El camino no solo no fue bien visto por el desgastado Sub Secretario quien incluso llego a proponer enviar información científica a jueces para tratar de contener la literal cascada de amparos concedidos a lo largo y ancho del territorio nacional.

Su estrategia de cero vacunación a infantes mexicanos, fracasó aún con ese argumento inadmisible que quedará para la historia: “Por cada dosis de la vacuna que se desvía hacia un niño o una niña, cuyo riesgo es menor, se le quita la oportunidad a un adulto que si tiene un riesgo mayor”.

Es así que con la protección de la justicia federal, la estrategia oficial contra el Covid-19 volvió a fracasar ante la lluvia de amparos que se siguen concediendo y por ello, su jefe, el presidente tuvo que ordenar una nueva estrategia para corregir la nueva pifia del cuestionado científico.

Por ello, a partir del próximo Viernes las codiciadas vacunas “anticovid” se tendrán que abrir para quienes logren demostrar y justificar que su vida ha estado y sigue estando en verdadero peligro ante una pandemia que no da muestras de agotamiento desde que se registró el primer caso en el país.

Así, para evitar que sea en los juzgados donde se obtengan las vacunas que el estado no ha querido entregar para este segmento poblacional, las autoridades anunciaron la creación de una plataforma que dará forma a un censo de las y los menores de edad que deberán por “responsabilidad y estrategia” se inoculados y protegidos a la brevedad.

En el primer anuncio se habló de 1 millón de candidatos, sin embargo, horas más tarde el propio Sub Secretario incrementó el numero a millón y medio de personas que podrán formar parte de este mecanismo de selección para ser “escogidos” y vacunados.

Para evitar errores de selección, el funcionario federal informó y detalló una serie de criterios técnicos y clínicos recomendados por agencias internacionales de salud, y que deberán ser cumplidos por los menores.

Entre los requisitos básicos destacan la edad, la condición de riesgo, la lista destallada de comorbilidades y la logística para que las jornadas especiales pueda desarrollarse bajo un mecanismo prácticamente probado en todos los estados del país.

El 28 de septiembre se publicará el lineamiento oficial donde se informará que padecimientos serán observados como condición especial para alcanzar la anhelada inmunización con la vacuna de los laboratorios “Pfizer”.

El registro comenzará a operar desde el 1 de octubre en la pagina mivacuna.salud.gob.mx para que una vez preparadas y autorizados los hospitales a seleccionar, comiencen a ser convocados e inoculados todos los inscritos, a partir de la segunda semana del mismo mes.

La interrogante sobre como serán “escogidos” o seleccionados los menores que necesitan del biótico para enfrentar los riesgos de la pandemia se ha despejado al informarse las enfermedades a considerar por parte de los padres de familia o tutores. Es así que deberán ser vacunados todos los menores (incluidas las mujeres con embarazo adolescente) que sufran de sufran de alguna inmunosupresión como lo es el cáncer, trasplantes, y VIH entre otras.

También deberán ser considerados y vacunados todas y todos aquellos con algún padecimiento pulmonar grave, afecciones crónicas renales, hepáticas o del sistema digestivo.

Los padecimientos neurológicos graves también figuran en la lista del gobierno federal, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y otros padecimientos endócrinos, incluida la obesidad grados 2 mayor también son motivo de un registro y una vacunación obligatoria por parte del estado mexicano.

Dadas las circunstancias especiales y de riesgo para esta enorme masa poblacional, los centros de vacunación tendrán que ser previamente seleccionados por autoridades federales y estatales. Se debe destacar que a diferencia de todas las jornadas practicadas hasta ahora en población adulta, los menores de edad con condiciones especiales por sufrir una o varias comorbilidades deberán ser inoculados en hospitales de segundo y tercer nivel, a fin de poder atender cualquier reacción al biótico.

En el estado de Puebla existen por lo menos, 67 mil 37 menores de edad que deberán ser registrados en la plataforma de la Secretaría de Salud Federal para posteriormente ser llamados y vacunados contra el Covid-19.

Es así que esta vacunación que pareciera forzada para las autoridades federales, detendrá momentáneamente los amparos promovidos por padres de familia que han vivido año y medio con el miedo de perder a sus hijos dada su condición de vulnerabilidad.

Sin embargo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INEGI), los menores de edad en México representan más del 30 por ciento del total de la población, lo que abre la pregunta: ¿Los padres de niñas y niños sanos buscarán el mismo camino de los amparos para que el estado garantice la inmunización de sus hijos?.

O esperarán a que haya un inesperado y poco probable giro en la política oficial de inoculación de las mismas autoridades que han sostenido que en México, los menores sanos “mueren más por accidentes, que por Covid”.

Guste o no, el estado está obligado a proteger a la población aunque para ello, haya que lidiar con el “mercantilismo” que representa la industria farmacéutica, la misma que tiene los medicamentos que necesita el pueblo bueno y sabio.

Por Iván Mercado

Twitter: @ivanmercadonews

Facebook: IvánMercado

NOTICIAS RELACIONADAS
Avanza lenta la vacunación contra Covid-19: Universidad Oxford

Un año después de las primeras noticias sobre el nuevo Leer Más

Llegarán a México 1 millón de vacunas AztraZeneca

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador anunció Leer Más

Busca CCE a Pfizer, Moderna y AztraZeneca para compra de vacunas Covid

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Puebla, José Leer Más

BioNtech/Pfizer aspiran a producir 2.500 millones de dosis de vacuna en 2021

El consorcio alemán BioNTech y la farmacéutica estadounidense Pfizer tienen Leer Más

27 de septiembre de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.